• Home  / 
  • Artículos
  •  /  Metodología Dalcroze. La importancia de la rítmica – parte II.

Metodología Dalcroze. La importancia de la rítmica – parte II.

La importancia de la rítmica – parte II.

Metodología Dalcroze.

 

Todos  los ejercicios del método de rítmica tienen por objetivo reforzar la facultad de concentrarse, de habituar el cuerpo a obedecer las ordenes superiores, a crear numerosas habilidades motoras y reflejos nuevos que ayuden a obtener con el mínimo esfuerzo el máximo efecto, a tranquilizar, reforzar la voluntad y a insinuar el orden y la claridad en el organismo.

La finalidad directa y práctica de la rítmica fue expresada por su creador Emile Jaques-Dalcroze con estos tres conceptos:

  • Desarrollar y perfeccionar el sistema nervioso y el aparato muscular de tal manera que se pueda crear una mentalidad rítmica, gracias a la colaboración íntima del cuerpo y del espíritu bajo al influencia constante de la música.
  • Establecer relaciones armoniosas entre los movimientos corporales, dinámicamente matizados y las composiciones y descomposiciones diversas del “tiempo” para crear el sentido rítmico-musical. Es decir despertar los instintos motores que dan  conciencia de la noción de orden y de equilibrio.
  • Poner en relación los dinamismos corporales matizados en el tiempo con las dimensiones y resistencias del “espacio” para crear el sentido del ritmo músico-plástico. Aumentando el desarrollo de las facultades imaginativas, por el hecho del libre intercambio y de unión íntima, entre el pensamiento y el movimiento corporal.

Los procedimientos que usamos en la metodología Dalcroze están basados en la interrelación de los distintos factores: el tiempo, el espacio, la energía y el movimiento.  Y es en base a estos parámetros sobre los que la Rítmica desarrolla una serie de ejercicios básicos basados en la reacción, repetición e improvisación

  1. Reacción– Estos ejercicios incitan o inhiben la acción, lo que nos permite desarrollar la atención y concentración así como la adaptabilidad al cambio, favoreciendo la armonización de movimientos. Desarrollar la reacción nos posibilita pasar de un movimiento a otro con fluidez así como economizar la energía y la fuerza evitando automatismos innecesarios
  2. Repetición– Este tipo de ejercicios favorece la adquisición de un leguaje musical y corporal, a través de imágenes motrices, es decir nos ayuda a memorizar sensaciones a través de crear automatismos útiles.
  3. Improvisación– Estos ejercicios ayudan a desarrollar la creatividad y la imaginación, se trata de ejercitar la integración de nuevos lenguajes espontáneos que nos posibilitan la expresión más autentica y libre explorando así un aspecto más emocional e individual dentro de la expresión. Por otro lado los ejercicios de improvisación ponen en marcha los mecanismos de previsión y decisión, lo cual ayuda a las personas en su seguridad personal y de decisión, trabajando transversalmente la autoestima adecuada.
About the author

Lorena López López

Lorena López es Violista y Percusionista. Master en Terapias Expresivas y responsable de comunicación y atención al alumnos en nuestra división formativa. Escribe artículos y realiza entrevista en nuestra revista online.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies