musicoterapia en parkinson
Guía de musicoterapeutas

Musicoterapia en Parkinson

Musicoterapia en Parkinson
Al rítmo de la vida

Dedicado a todas las personas que se atreven a danzar su vida.

La Música nos ofrece una vez más la posibilidad de acompañar los procesos vitales de un grupo de adultos mayores, desarrollando conceptos y habilidades con el fin de mejorar la calidad de vida de estas personas.

Musicoterapia aplicada a la enfermedad del Parkinson
Foto: Núria Cervera – Musicoterapeuta en Barcelona en una sesión de musicoterapia.

El abordaje Musicoterapéutico que se plantea es desde una visión humanista y sistémica donde el grupo se hace protagonista de una experiencia y la Música se convierte en una herramienta de comunicación, equilibrio físico, emocional, mental y espiritual, para un grupo 15 adultos mayores que ríen, cantan, danzan y lloran su proceso de vida con la compañía de un diagnostico neurodegenerativo como es el Parkinson.

Según el estudio biológico de la música, (M. Getry y Héctor Berlios) la música actúa directamente sobre el pulso y la circulación. Numerosas regiones cerebrales participan en la percepción de la música y de las emociones que ésta provoca. El procesamiento cerebral de la música sienta bases neurobiológicas a nuestro conocimiento como un sentimiento de disfrute a los sentidos y de apoyo en algunos procesos cognoscitivos alterados como la memoria, la atención y la conducta y en algunas enfermedades neurológicas como el control de la marcha en el Parkinson. La música actúa como un estímulo específico para obtener las respuestas motoras y emocionales mediante la combinación del movimiento y la estimulación de diferentes vías sensoriales, (Myskja A. 2004).

El Ritmo

La utilización del ritmo como base del tratamiento Musicoterapeutico en la enfermedad de Parkinson nos posibilita una respuesta positiva del estado físico, anímico, mental y espiritual. Podemos observar como el ritmo musical tiene una directa correspondencia con el ritmo vital y anímico, lo cual nos muestra una signo de respuesta a la marcha y al movimiento global, así como una mejora de la predisposición para afrontar un proceso de enfermedad.

El ritmo es la base de todas las manifestaciones vitales, el ritmo es al mismo tiempo, el orden, la medida en el movimiento y la manera personal de ejecutar ese movimiento. El estudio del ritmo debe llevar a que nos conduzcamos de una manera individual en todas las manifestaciones de la vida. El poder de la música, en particular el ritmo musical, favorece a la armonización de los movimientos físicos del ser, su capacidad de adaptación y de resistencia al mundo que le rodea y su equilibrio interior.

Musicoterapia en Parkinson

La Melodía

La melodía nos evoca un espacio de reminiscencia que ayuda no solo a revisar nuestra historia personal sino a compartirla en un grupo o comunidad lo cual refuerza y acompaña la individualidad. La melodía nos muestra otro aspecto interesante que es la mejora de la dicción y expresión ya que la propia métrica marca un ritmo de expresión que facilita el habla, evidentemente faltan muchos estudios que demuestren esta teoría, pero podemos asegurar que por medio de las canciones se obtienen lenguajes cargados de vida, color, olor que nos trasladan a emociones y sentimientos. Ellas favorecen los procesos de comunicación entre las personas y el encuentro consigo mismos. Nos remiten a vivencias haciendo próximas las emociones, despertando los recuerdos o anticipándonos a venideros sucesos. Nos provocan, conmueven, rebelan, tranquilizan y alertan ante cualquier acontecimiento, porque ellas son la expresión del sentido de la vida.

La música ofrece un espacio donde se crea no solo la comunicación y socialización sino también la excelencia de un momento musical propio que ayuda a mejorar la salud integral.

La Musicoterapia en los adultos mayores, además de fomentar y desarrollar la comunicación, ayuda a conservar la estabilidad emocional ante hechos tales como la pérdida de familiares y amigos, evitando la aparición de cuadros depresivos y retardando la evolución de procesos demenciales; posibilita la autoexpresión y la integración social, al tiempo que contribuye a una actitud tolerante ante los hechos de la vida (Vidret, 1996), previene ade-más los trastornos músculo-esqueléticos a través de la danza y la euritmia; desarrolla la creatividad cuando los ancianos logran musicalizar textos de canciones o escribir poemas, y es asimismo un medio importante para llenar vacíos.

La Música en un contexto terapéutico ofrece a los adultos mayores un espacio sociabilizador donde se sienten reforzados y aceptados. En el tratamiento Musicoterapeutico con la enfermedad de Parkinson podemos comprobar que la terapia grupal ayuda a reforzar esa necesidad de comunicación y ofreciendo recursos de sociabilización importantes para este colectivo.

Es muy gratificante para quienes se dedican a la prevención, la promoción y la recuperación de la salud de ese tipo de personas ―a quienes se consideraba en algún momento como incurables―, apreciar su rehabilitación física y mental y su reinserción en la sociedad. Esta experiencia es en extremo satisfactoria cuando se logra que a través de la música los adultos mayores evoquen experiencias de su infancia y juventud; se despojen de sus duelos, temores y frustraciones; fomenten sus relaciones interpersonales; disminuyan o alivien sus an-siedades y estados depresivos, y, sobre todo, descubran los usufructos que les proporciona haber llegado a la tercera edad.

La experiencia de trabajar con este grupo de adultos mayores me ha enseñado mucho, en especial la fortaleza y la voluntad de seguir danzando sus vidas con dignidad. La sociedad en la que vivimos no da un espacio de honor a las personas que se atreven a vivir toda una vida, lo cual genera mucha soledad y más aún cuando viene acompañado de una enfermedad neurodegenerativa como es el Parkinson. La música se pone al servicio de la vida para crear este lugar de honor e importancia en las vidas de estas personas adultas mayores, a través de la reminiscencia y de la comunicación.

Bibliografía

  • BACHMAN M.L.(2000): La Rythmique Jaques-Dalcroze – ed. A La Baconnière
  • BAYES, A (2003) Rehabilitación integral en la enfermedad de Parkinson y otros parkinsonismos. Barcelona: Ars Medica Neurológica.
  • FUIZA, M; MAYAN, J (2005). ¿Qué es el Parkinson? Guía de tratamiento para el lenguaje, el habla y la voz. Madrid: Pirámide (Psicología).
  • FERNANDEZ O., M., ARIAS, P., CUDEIRO-MAZAIRA, F.J. (2004). Facilitación de la actividad motora por estímulos sensoriales en la enfermedad de Parkinson. Revista de Neurología, 39(9), 841 – 847.
  • FERNANDEZ O., 2010. “Sin palabras”. Associació Catalana Parkinson Blanes.
  • KAN H. I. (1995). La Música de la Vida Ediciones Mándala.
  • LAFOREST, J. (1991): Introducción a la Gerontología, Barcelona: Herder.
  • MYSKJA A. (2004) Can be usefull music therapy for patients with neurological disorder?, Tidsskr Nor laegeforen, Dec 16; 12
  • OBESO J; RODRIGUEZ, M. (2002) Enfermedad De Parkinson. Perspectivas. Área de Neurociencias. Clínica Universitaria y Facultad de Medicina.
  • RUUD E. (1990). Los caminos de la Musicoterapia Editorial Bonun.

 

Read More
Cantos a la tierra. Ciclo de talleres de voz con Nuria Cervera.
blog, La voz en terapia

La Voz, el sonido del Alma.

 Escrito por Nuria Cervera.

Musicoterapeuta Nuria Cervera.
La musicoterapeuta Nuria Cervera.

En la eterna búsqueda por saber quiénes somos y cómo conectar y comunicar con la divinidad, muchas tradiciones muy antiguas han hecho uso del sonido. En  los últimos 50 años hemos redescubierto e integrado el potencial del sonido al mundo occidental y lo aplicamos en el desarrollo personal y espiritual, el auto-conocimiento, la sanación.

Sin duda, en muchísimas tradiciones el canto es la más potente de todas las modalidades musicales y la voz la herramienta más poderosa de armonización con la que contamos. El canto permite ejercitar la respiración al mismo tiempo que nos permite convertirnos en nuestro propio instrumento expresivo. Resulta así enormemente liberador y sanador.

La emisión consciente  de la voz nos da paso a la escucha de nuestros sonidos naturales en relación a nuestro cuerpo, a nuestras emociones, a nuestra mente y a nuestro espíritu.

El sentido de desarrollar y emplear la identidad que pertenece a tu voz te permite revelar sus rasgos y potenciales, permitiendo que se expresen libres, directa y eficazmente los sentimientos, pensamientos y el espíritu.

Todas las experiencias de la vida se ven reflejadas en los cambios de la voz, cuando nos enfadamos, nuestra voz cambia, se endurece y se hace más contundente, en cambio cuando queremos agradar a alguien creamos una voz más dulce y suave, lo que nos muestra un claro ejemplo de todos los matices inconscientes de nuestra voz. Es muy importante que una vez la podamos reconocer, escuchar y aceptar, mantener la cualidad innata natural de nuestra voz, en todos nuestros estados de desarrollo, para así reconocer nuestra esencia y nuestra identidad en nuestro sonido.

 A través de la escucha de nuestra voz observamos cómo nos interfiere en muchos aspectos de nuestro ser:

  • Físico. Percepción corporal, ritmos vitales (respiración, ritmo cardiaco, presión sanguínea,) coordinación,  estimulación y relajación muscular, sistema inmunitario.
  • Cognitivo. La memoria, la fluidez del habla, la entonación, la agilidad de pensamiento y de asociación, la estimulación del aprendizaje musical y palabras.
  • Psicosocial. La comunicación y expresión, el lenguaje universal de la música, el reconocimiento  y expresión de las emociones, reforzar la autoestima.
  • Espiritual. La fe, la confianza, la salud y la alegría como elementos de receptividad  y aceptación ante la vida, un momento de paz.

El viaje de la voz comienza despertando la escucha, abriendo lentamente el corazón para poder mirar de frente y liberar el sonido desde el natural movimiento de la respiración.

TU VOZ, tu poder.

Redescubrir nuestra voz es una necesidad del ser humano, ya que con ella recuperamos nuestro poder. Nuestra voz es el instrumento sonoro más poderoso tanto a nivel de comunicación como de salud. Además de ser el más accesible, el más natural y el más asequible. Re-descubrir y re-cuperar nuestra voz es como volver al hogar. Nuestra voz revela nuestro ser, nuestro estado emocional y nuestra personalidad. Es la expresión más directa de la esencia de una persona. Y todos podemos utilizarla en beneficio propio no sólo cantantes, actores y locutores.

Pensar que nuestra voz no es bella, no afina y suena fatal, es una creencia errónea que nos resta fuerza y poder. Saber como utilizarla actúa a favor nuestro. Reprimirla y confinarla en nuestro interior nos produce malestar, tensión nerviosa y nos quita poder e intuición.

La voz, el sonido del alma.
La voz, el sonido del alma.

Emitir sonidos con nuestra voz potencia y eleva nuestra energía vital ganando con ello salud y bienestar. Además de ser una experiencia liberadora que nos hace ganar presencia, serenidad, confianza, aumentando con ello nuestra auto-estima. Nuestra voz es un arma poderosísima a la hora de eliminar bloqueos psicológicos y emocionales, lo que se llaman quistes energéticos, que a la larga, si no se pone remedio, pueden provocar quistes físicos.

Por medio de nuestra voz, es posible cambiar el ritmo de nuestras ondas cerebrales, los latidos de nuestro corazón, nuestra respiración y el flujo del líquido céfalo-raquídeo. Así como disolver bloqueos energéticos y emocionales.

Hoy en día ya se sabe que un porcentaje altísimo  (70-80%) de enfermedades están causadas por nuestra forma de pensar, ver y sentir la vida, es lo que se conoce como el origen psicosomático o metafísico de la enfermedad.

El enfoque de la terapia con voz es aprender a utilizarla como un instrumento de sanación y así establecer una vibración saludable en todo nuestro organismo.Trabajar la voz modifica y mejora, a la persona. Es una herramienta poderosísima de auto-transformación.


Todas las voces son validas cada una de ellas posee una cualidad innata y especial, todos podemos transmitir utilizando nuestra voz, es un buen momento para salir de la ducha y comenzar a escuchar nuestras bonitas voces.

«El pájaro no canta porque sea feliz, es feliz porque canta”

Bibliografía

-S.CHUN-TAO CHEN.El Tao de la voz (1993). Gaia Ediciones.

-SAMUEL J.A. La voz el sonido del alma. (1999).RBA Libros S.A.

-RUUD E. Los caminos de la Musicoterapia (1990).Editorial Bonun.

-KAN H. I. la Música de la Vida (1995). Ediciones Mándala.

GAINOR Y MITCHELL. Sonidos que curan (2001). Urano.

Read More